Aún no se ha agotado el potencial de optimización

Aún no se ha agotado el potencial de optimización

dic 2017

La experiencia lo demuestra una y otra vez: los accidentes con vehículos comerciales acarrean con frecuencia sufrimiento de las personas implicadas y elevados costes económicos. Por eso, está claro que hay que hacer todo lo posible para garantizar una mayor seguridad vial también en este segmento de vehículos. En el 2.º Congreso del futuro sobre vehículos comerciales DEKRA, celebrado en Berlín, uno de los temas centrales fue la necesidad de acción y las innovaciones que los fabricantes y proveedores ya poseen o están desarrollando.

En su presentación, el Dr. Erwin Petersen, vicepresidente de la agencia de vigilancia del tráfico de Baja Sajonia, destacó particularmente la eficacia del asistente de frenado de emergencia (Advanced Emergency Braking System = AEBS). Y con razón: las colisiones que se producen en el tráfico longitudinal, cuando un vehículo de transporte de mercancías choca contra otro vehículo que circula por delante o que está parado, normalmente al final de un atasco, debido a distracciones, a una distancia insuficiente entre ambos o a una velocidad no adecuada, representan una gran proporción de los accidentes de tráfico que afectan a los vehículos de transporte de mercancías.

Estos datos están extraídos del informe Niedersächsischen Werkstatt Autobahn sobre las autopistas del estado de Baja Sajonia. Un análisis efectuado revela que en el año 2015 se produjeron 138 accidentes graves con camiones en las autopistas de Baja Sajonia, en los que alrededor del 50 % de las víctimas (17 de un total de 33) murieron debido a una colisión por alcance. Más del 80 % de los alcances fueron causados por vehículos de transporte de mercancías de más de 7,5 toneladas de peso sin AEBS. Como señaló Petersen, alrededor del 24 % de estas colisiones podrían haberse evitado si los vehículos en cuestión hubieran estado equipados con AEBS, de conformidad con la normativa europea vigente. Con el AEBS ya disponible al menos como equipamiento opcional —que también puede evitar colisiones con vehículos parados—, se habría podido evitar más del 80 % de los alcances y, por tanto, las víctimas mortales.

«Para aprovechar al máximo el potencial de prevención de accidentes, todos los fabricantes de sistemas y vehículos deberían perfeccionar sus sistemas de frenado de emergencia lo más rápidamente posible», afirmó el experto en seguridad vial. Asimismo, la normativa de la UE debería adaptarse a las posibilidades técnicas para fomentar la introducción generalizada de sistemas óptimos como equipamiento estándar. Ante todo, en lo que se refiere a la mejora de la identificación de los vehículos parados, la advertencia visual de distancia delantera, el perfeccionamiento y la optimización de los métodos de sobreviraje y la imposibilidad de su desactivación por parte del conductor. Evidentemente, esto último siempre supone un problema, a menudo debido a la falta de conocimiento del propio sistema y de sus funciones. «Como muchos conductores confunden el AEBS con el sistema automático de mantenimiento de distancia entre vehículos, en ocasiones desconectan este sistema, el cual puede salvar vidas, de manera totalmente innecesaria», explicó Petersen. Por esta razón, debería ser obligatorio que los conductores recibieran formación completa al respecto en el marco de la ley de cualificación de conductores profesionales.