Capacidad de aprendizaje, atención y responsabilidad en la carretera

jun 2018

Factor Humano

Igual que con otros tipos de usuarios de la carretera, las personas que están al volante tienen una participación significativa en los accidentes de tráfico con vehículos de mercancías. Los sistemas de asistencia al conductor tienen básicamente un potencial para prevenir accidentes. Pero los conductores deben ser instruidos sobre lo que los sistemas pueden y no pueden hacer. En general, la formación de conductores profesionales es muy importante en vista de los numerosos requisitos, cargas y peligros.

Ya sea al volante de un camión, en la cabina de una locomotora, en la cabina de un avión de transporte o en el puente de un buque mercante: si se considera el factor humano en el trá?co de mercancías, la ?abilidad juega un papel central. En círculos profesionales se habla de la ?abilidad de la acción en la interacción del hombre y la máquina, en este caso el medio de transporte. Depende del diseño del sistema técnico y de los requisitos de rendimiento del ser humano.

Básicamente, la ?abilidad de la acción es particularmente alta cuando dicho sistema se adapta de manera óptima a las capacidades de las personas. Si se producen errores, se consideran como una consecuencia de una incompatibilidad del individuo y la tarea de “conducción del vehículo de transporte de mercancías”. El problema: la mala conducta de las personas puede tener consecuencias fatales en el tránsito. Por lo tanto, es importante mantener o, si es necesario, aumentar la ?abilidad del manejo. Y para eso se tienen que conocer los factores que in- ?uyen en base a la experiencia.

Al conducir un vehículo de motor, estas son principalmente las competencias adquiridas al tratar con el sistema del vehículo (cali?cación), las condiciones físicas y mentales para conducir el vehículo (idoneidad), y también el físico y mental actual (capacidad de conducción). Con un mayor grado de automatización de la cabina del camión, los requisitos para la aptitud e idoneidad necesaria, así como, dado el caso, la capacidad para conducir tendrán que modi?carse o incluso redefinirse.

Formación de los conductores profesionales

En vista del aumento en el tránsito de mercancías por carretera, aumenta la necesidad de conductores profesionales. En este contexto, las cuestiones de seguridad en el transporte de camiones y autobuses pasan a un primer plano. El hecho de que los conductores profesionales estén sujetos a requisitos especiales es el resultado de su tarea de conducción. Con más frecuencia que los usuarios de vehículos privados, los conductores profesionales tienen que enfrentarse a condiciones difíciles, como conducir por rutas desconocidas o conducir en condiciones climáticas difíciles y carreteras complicadas. El equipamiento técnico en el transporte de mercancías y pasajeros suele estar en un nivel más alto, lo que por un lado resulta en un aumento signi?cativo en la seguridad vial, pero por otro lado también aumenta las exigencias al conductor del camión. El conductor debe estar bien informado sobre la funcionalidad y los bene?cios de los sistemas de asistencia al conductor para que pueda reaccionar de forma ?able en caso de un fallo técnico. Además, para los conductores profesionales, por ejemplo, de acuerdo con los arts. 407 y siguientes del Código de Comercio de Alemania, también existen directrices que regulan la seguridad de carga, así como las disposiciones para el transporte de mercancías peligrosas. En el transporte internacional de larga distancia, los conductores profesionales también se enfrentan a numerosas normas de trá?co especí?cas de cada país y condiciones especiales con las que deben tratar de forma apropiada. Además, hay tensiones emocionales y psicológicas tales como la presión constante del tiempo y la distancia de la familia. Incluso el cansancio físico por largos períodos de servicio o la carga y descarga manual plantea un desafío especial en el transporte de mercancías.

La principal causa de accidentes sigue siendo la mala conducta de los conductores. Para aumentar la seguridad del trá?co, pero también para el mantenimiento de la salud, es necesaria una cuali?cación sostenible de conductores profesionales. En Alemania existe la posibilidad de una capacitación reconocida por el estado como conductor profesional. En 2016, se celebraron 2.964 nuevos contratos de capacitación. Según la Cámara de Comercio e Industria, alrededor de 2.000 aprendices completaron con éxito su formación de conductores profesionales durante los últimos tres años, con una caída de más de 100 aprendices entre 2015 y 2016.

A nivel europeo, la Directiva 2003/59/CE (Directiva de conductores profesionales de la UE) del 3 de julio de 2003 de?ne los requisitos mínimos para los conductores. En la directiva se establece el siguiente razonamiento: “Con el ?n de permitir a los conductores adaptarse a los nuevos requisitos derivados del desarrollo del mercado del transporte por carretera, la legislación comunitaria debe extenderse a todos los automovilistas, ya sean por cuenta propia o empleados, en el transporte comercial de mercancías o transporte privado. El objetivo de la nueva legislación comunitaria es garantizar la calidad de la profesión de conductor en forma de una cualificación tanto para la aprobación como para el ejercicio de la profesión”.

La seguridad vial debe mejorarse completando una cualificación básica de 280 horas o realizando un examen de contenido teórico de cuatro horas y dos horas de práctica, así como una capacitación regular de más de 35 horas a intervalos de cinco años. La cualificación básica obligatoria se aplica a los conductores de entre 18 y 21 años con carné de conducir C1, C1E, C, CE, D, DE, D1 y D1E. Para conductores principiantes profesionales de 18 años con el permiso de conducir del tipo C1 o C1E tanto como para aquellos de 21 años con permiso de conducir del tipo C o CE o D, DE, D1 o D1E puede tener lugar una calificación acelerada básica de 140 horas de formación con examen de aprobación final.

La UE definió los requisitos mínimos para la cualifi- cación básica y la formación complementaria:

  • reglas de seguridad al conducir y su cumplimiento,
  • desarrollo de un estilo de conducción defensivo, anticipación de peligros y tener en consideración a los otros usuarios de la carretera, así como
  • un consumo de combustible razonable.

La implementación de medidas de cualificación y capacitación es responsabilidad de los centros de capacitación homologados por las autoridades competentes y finaliza con los correspondientes exámenes.

Requisitos especiales para conductores profesionales

En los últimos años, los requisitos de un conductor profesional han cambiado drásticamente. Anteriormente, las tareas consistían en conducir y cargar. El hecho de que los conductores profesionales en el transporte de mercancías todavía tengan que realizar otras actividades hoy en día fue descrito por Frühauf y colegas (2008). Los autores distinguen la conducción de la no conducción.

Además, se requieren varias otras habilidades, así como las llamadas “competencias sociales”, ya que al tratar con colegas y clientes se espera un trato amistoso y la disposición a comprometerse.

Debido a las altas exigencias impuestas a los conductores profesionales en el transporte de mercancías, en Alemania se aplican otras normativas, además de la cualificación básica, para obtener un permiso de conducción correspondiente. De acuerdo con la Normativa alemana sobre Licencias de Conducir (FeV), se deben cumplir ciertas condiciones físicas y requisitos en la vista. Además, los conductores que transportan personas profesionalmente son evaluados por su desempeño psicofísico (capacidad, orientación, concentración, atención, receptividad).

En el Capítulo 2.5 “Requisitos para la capacidad psíquica” de las “Directrices de evaluación para la conducción”, ya se establecieron en el año 2000 los valores límite de PR = 16 (grupo 1) o PR = 33 (grupo 2) vigentes hasta la actualidad para estas dimensiones. Siendo PR, en este caso, la abreviatura porcentual para este rango. Esta medida estadística indica la posición relativa que uno ocupa con respecto a una característica particular en una comparación o grupo de referencia.

En el comentario a las “Directrices de evaluación para la conducción”, se afirma que estas de- finiciones se hicieron “teniendo en cuenta los valores experimentales empíricos”. Con respecto a la evolución del transporte por carretera, como la realización de tareas adicionales bajo una presión de tiempo cada vez mayor, una mayor densidad de tráfico y la automatización, cabe preguntarse si siguen siendo válidas en estas nuevas condiciones y cómo se puede lograr la fiabilidad del ser humano en el sistema ser humano-vehículo de forma sostenible en base al alto nivel requerido.

Compartir página