Conductores en un ´vuelo a ciegas´

abr 2016

Factor Humano

Un problema creciente en los últimos años y que supone un alto riesgo de accidentes es la distracción al volante. Los resultados de una encuesta realizada por DEKRA en el verano de 2015 a 1.100 conductores en Alemania reveló que muchos de ellos no están en lo deben estar cuando están conduciendo. Uno de cada dos conductores (52 por ciento) utiliza el teléfono mientras conduce, casi un cinco por ciento de ellos sin el sistema obligatorio de manos libres. Pero esto no es todo: uno de cada cinco (22 por ciento) programa su navegador mientras conduce, y un ocho por ciento utiliza su Smartphone en el trayecto. Cuando el móvil indica un nuevo SMS o mensaje, el dos por ciento de los conductores contesta mientras conduce, el siete por ciento en momentos de tráfico lento o en el próximo semáforo. Uno de cada dos conductores (52 por ciento) come o bebe al volante, y un 79 por ciento enciende la radio o introduce un CD en el aparato. Un tres por ciento de las mujeres se maquillan y peinan mientras conducen. Solo un cinco por ciento de los conductores renuncia a tales actividades secundarias.

Son especialmente los conductores jóvenes que se ven seducidos a utilizar su Smartphone. En la franja de edad hasta 25 años, un cinco por ciento contesta todavía durante la conducción cuando recibe un mensaje. Un 16 por ciento responde en tráfico lento o en el siguiente semáforo. El 15 por ciento de los conductores jóvenes utiliza el Smartphone durante la conducción – casi el doble del promedio. El simple hablar por teléfono al volante, independientemente de hacerlo con o sin la instalación obligatoria de manos libres, puede distraer al conductor del tráfico. El riesgo de accidente aumenta especialmente en situaciones viales como tráfico intenso o trayectos en curvas, sobre todo al efectuar acciones que desvian la atención del conductor de la carretera. Un solo segundo de distracción a una velocidad de 80 km/h supone un vuelo a ciegas de 22 metros.

Es imprescindible una optimización de los riesgos

Con motivo de los riesgos que supone la distracción al volante a todos los usuarios de la vía pública, se dedicó un coloquio propio a este tema en el Consejo Alemán de Seguridad Vial (Deutscher Verkehrssicherheitsrat DVR) a principios de diciembre de 2015. En el evento, apoyado entre otros por DEKRA, Prof. Mark Vollrath de la Universidad Técnica de Braunschweig se refirió a un estudio de los EEUU según el cual escribir y leer mensajes de texto aumenta el riesgo de accidentes en un 164 por ciento. La distracción causada por hablar por teléfono o escribir SMS mientras se conduce se podría comparar con una alcoholización de 0,8 por mil y 1,1 por mil, respectivamente. Dijo además, que los usuarios de la vía pública no eran conscientes de la peligrosidad de la distracción del tráfico. La compensación practicada por los conductores, como, por ejemplo, circular a menor velocidad o mantener una distancia mayor no es suficientes en los mensajes de texto.

El psicólogo austriaco Dr. Gregor Bartl reseñó como medidas imprescindibles un registro estandarizado a nivel europeo de la distracción como causa de accidentes, la implantación de unos ejercicios sobre distracciones en los examenes de conducir y en la educación y formación de conductores así como una especial atención de este tema en la formación de conductores profesionales. El presidente de DVR, Dr. Walter Eichendorf explicó que se necesita una actualización urgente de las disposiciones legales sobre el uso de teléfonos móviles en el transporte por carretera, aplicándose esta nueva regulación no solo a los conductores de automóviles sino también a los peatones.

Resumiendo se puede decir, que efectuar actividades secundarias en el tráfico – siendo conductor de un automóvil o siendo peatón – impiden prestar la necesaria atención a las situaciones viales que ocurren en este momento. También el uso de las distintas instalaciones técnicas en el automóvil requieren atenciones que distraen de la circulación en sí, resultando en una reducida capacidad de procesamiento del cerebro de percibir y procesar informaciones importantes.

Compartir página