El navegador está obsoleto.

Ya no se admite Internet Explorer. Cambie de navegador para una mejor calidad del sitio web.

Cuando la calzada está helada se necesita tacto

ene 2022

Noticias y acciones

Carretera de invierno

Quien no tenga ganas de jugársela en la carretera durante el invierno necesita, además de un vehículo preparado para el invierno, una buena cantidad de serenidad y una conducción adecuada. «Las condiciones meteorológicas y el estado de la calzada pueden cambiar en cualquier momento», advierte Thomas Gut, experto en siniestros de tráfico en DEKRA. «Tenga siempre presente lo que puede suceder en las condiciones actuales, incluso sin riesgo. Tenga cuidado con el pedal del acelerador y del freno y guarde suficiente distancia».

«Debe tenerse especial precaución, como muy tarde, cuando la temperatura exterior desciende por debajo de los cuatro grados. Pues es el momento a partir del cual es posible encontrar hielo en la calzada». Los puentes y las zonas forestales frías están especialmente expuestos, pero también los cambios de rasante y las planicies elevadas expuestos a las corrientes de aire. «No debe hacerse caso omiso de los límites de velocidad y debe respetarse la señal de tráfico con un "copo de nieve" que advierte de la formación inesperada de placas de hielo», comenta el perito.

Si las calzadas se hielan completamente o se cubren con nieve es necesario tener mucho tacto: tanto al acelerar como al frenar o girar el volante. Si se pisa con cuidado el acelerador y se circula con un régimen de revoluciones del motor bajo, las ruedas no patinan tan fácilmente. Las maniobras bruscas, por ejemplo, al frenar o girar el volante, hacen que el vehículo pueda patinar fácilmente y se pierda el control. A pesar de esto, en situaciones de emergencia con vehículos con sistema antibloqueo de frenos (ABS), se debe pisar el pedal de freno con fuerza para evitar un derrape descontrolado del vehículo.

Tanto las conductoras como los conductores deben prestar total atención cuando las carreteras están resbaladizas. «No se deje distraer, ni por un teléfono inteligente ni por el navegador», advierte Gut. «Cuando incluso circulando a 50 km uno se despista solo dos segundos, es como volar sin visibilidad alrededor de 28 metros. Cuando hay hielo en la calzada se potencia el peligro de accidente». En caso de que en las predicciones meteorológicas se informe de calzadas resbaladizas, también es aconsejable planificar más tiempo para los desplazamientos en coche. «Las prisas, la impaciencia, una forma de conducir enérgica son, sobre todo en invierno, un verdadero peligro para la conducción segura», nos recuerdan los expertos en siniestros. Y en los días con condiciones extremas a veces sería más que razonable cambiar el coche por el ferrocarril y el autobús.

Compartir página