El navegador está obsoleto.

Ya no se admite Internet Explorer. Cambie de navegador para una mejor calidad del sitio web.

Datos actuales sobre los niños camino a la escuela

may 2019

Factor Humano

Por encargo de DEKRA, el Instituto Forsa realizó en noviembre de 2018 una encuesta representativa sobre el trayecto a la escuela de los niños. Siguiendo un procedimiento aleatorio sistemático participaron, por una parte, 1.020 padres y madres de niños en edad escolar obligatoria de entre seis y 16 años y, por otra parte, 1.009 personas sin hijos en edad escolar obligatoria. Mediante este panel se pretendía aclarar, entre otras cosas, si las actitudes de los padres cuyos hijos tienen que afrontar a diario el camino a la escuela difieren de las del resto de la población.

En total, un 48 % de los padres de niños en edad escolar obligatoria de entre 6 y 16 años declaró que su hijo utiliza el autobús o el transporte público para ir al colegio. Uno de cada tres niños (32 %) suele ir y volver de la escuela a pie y un 25 % usa para ello la bicicleta. Solo un 23 % de los padres encuestados lleva a su hijo a la escuela y lo recoge en coche habitualmente.

Las niñas utilizan el transporte público con más frecuencia que los niños, que tienen una mayor tendencia a ir a pie al colegio. Los niños mayores, de entre 12 y 16 años, también suelen afrontar en transporte público el camino a la escuela mucho más a menudo que los niños más jóvenes. Entre los 6 y los 8 años, es más habitual que los niños vayan o vuelvan del colegio en coche que en el caso de los mayores. De forma alternativa, también van a pie. Esto seguramente se debe a que los trayectos a la escuela primaria suelen ser cortos. Cuando esto no es así, los padres llevan en coche a los niños más pequeños. La bicicleta se utiliza más habitualmente en el grupo de edad de 9 a 14 años.

Los encuestados que viven en poblaciones pequeñas con menos de 5.000 habitantes declararon con mucha más frecuencia que el promedio que sus hijos suelen ir a la escuela en autobús o en otros medios de transporte público. El uso del coche propio para llevar al niño a la escuela o recogerlo de ella oscila entre un 21 y un 24 % en poblaciones de todos los tamaños, por lo que, sorprendentemente, no depende de que las familias vivan en un pequeño pueblo en el campo o en una gran ciudad.

Los encuestados también debían señalar cuáles eran sus mayores preocupaciones respecto al trayecto a la escuela de sus hijos. Más de la mitad (un 57 %) indicó que le preocupa que su hijo pueda verse involucrado y resultar herido en un accidente de tráfico por culpa de terceros. Un 46 % teme que su hijo sea acosado o amenazado por otras personas. A uno de cada cinco (20 %) le preocupa que otros niños de su edad puedan molestar o acosar a su hijo. Un 19 % teme que su hijo sea demasiado imprudente y, por ejemplo, cruce la calle con el semáforo en rojo. A los padres menores de 40 años les preocupa mucho más que al promedio de todos los encuestados que, de camino a la escuela, su hijo pueda verse involucrado y resultar herido en un accidente de tráfico por culpa de terceros (70 %) o que otras personas puedan amenazarle o acosarle (59 %). A este respecto, los padres que ya han cumplido los 50 años son los más despreocupados.

Motivos de los padres para la elección del camino al colegio

Un 43 % de los encuestados que llevan a sus hijos a clase en coche lo hace porque la escuela se encuentra de camino al trabajo. Un 29 % manifestó que, de no ser así, el camino a la escuela requeriría demasiado tiempo; un 25 % declaró que no tenían acceso a una buena conexión de transporte público. Solo uno de cada cinco encuestados de este subgrupo señaló que el camino a la escuela es demasiado peligroso para recorrerlo a pie o en bicicleta, o que la distancia es demasiado grande.

Un 14 % de este subgrupo declaró que lleva a su hijo a la escuela o lo recoge en coche porque comparte el viaje con otros niños; un 10 % lo hace porque así ellos o sus parejas pueden pasar más tiempo con el niño. Un 7 % considera que llevar y recoger a los niños en coche es más económico que un billete de transporte público.

Los hombres (24 %) declararon con más frecuencia que las mujeres (13 %) que llevan o recogen a su hijo del colegio en coche porque el camino a pie o en bicicleta es muy peligroso. Una proporción significativamente mayor de hombres (15 %) que de mujeres (5 %) señalaron que, de esta forma, pueden pasar más tiempo con sus hijos.

También se preguntó a los encuestados que no llevan en coche a sus hijos a la escuela ni los recogen de ella cuáles eran sus razones para ello. Dos tercios (67 %) declararon que su hijo debe aprender a participar de forma independiente en el tráfico rodado y a comportarse de forma segura. En particular, fueron los menores de 40 años quienes más destacaron este aspecto.

Un 39 % no utiliza el coche para llevar a su hijo a la escuela o recogerlo porque tiene acceso a una buena conexión de transporte público. Esto lo afirman sobre todo los padres mayores de 50 años que, posiblemente, en comparación con épocas pasadas, tienen estándares diferentes a los de los padres más jóvenes. Un 34 % son partidarios de que sus hijos no vayan en coche a la escuela porque así realizan el camino con otros compañeros. En cuanto a los aspectos medioambientales, un 26 % de los encuestados opinan que el trayecto en coche al colegio implica molestias para los habitantes de la zona, daña el medioambiente y puede poner en peligro a otros niños.

Compartir página