Herramientas efectivas para la prevención de accidentes de tráfico

ene 2019

Noticias y acciones

Ko-HAF prototypische Anzeige
Foto: Ko-HAF

«Los objetivos fijados se han cumplido». Así se podrían resumir los resultados del proyecto de investigación Ko-HAF – Kooperatives Hochautomatisiertes Fahren. Durante un periodo de casi tres años y medio, 16 socios del sector industrial, científico y público —entre ellos Audi, BMW, Bosch, el Instituto Federal de Carreteras alemán, Continental, Daimler, la Universidad Técnica de Múnich y la Universidad de Würzburg— han analizado numerosas cuestiones técnicas y relativas a las interfaces. El Ministerio Federal de Economía y Energía alemán financió el proyecto con 16,9 millones de euros como parte del programa «Nuevas tecnologías para sistemas y vehículos».

El proyecto Ko-HAF se centra en la seguridad de la conducción altamente automatizada a velocidades elevadas. El conductor ya no tiene que preocuparse de supervisar constantemente estos sistemas, sino que puede dedicarse a otras tareas; no obstante, debe estar siempre en condiciones de tomar el control del vehículo si así se solicita, eso sí, con cierto margen de tiempo. Para ello, debe ampliarse el alcance de previsión del vehículo más allá del que ofrecen los propios sensores.

Aquí es donde entra en juego el proyecto Ko-HAF: los vehículos envían información sobre su entorno a través del servicio radiotelefónico móvil al llamado Safety Server, donde se recopila y comprime la información con el fin de poner a disposición de los vehículos un mapa actual y sumamente preciso que sirva de horizonte artificial para obtener esta mejor previsión.

Los resultados del proyecto demuestran que a través de la comunicación entre los vehículos y el Safety Server se puede ampliar considerablemente la percepción del entorno, lo que proporciona el alcance de previsión necesario para la conducción altamente automatizada. Asimismo se desarrollaron funciones de conducción altamente automatizada para la circulación por autopista, tales como la integración en la corriente del tráfico, el adelantamiento, la salida de la autopista o la parada de emergencia.

Numerosos ensayos han demostrado también que, durante la conducción automatizada, pueden aparecer, con relativa rapidez, signos de somnolencia y cansancio, y el conductor puede estar expuesto a distintos cambios. En los ensayos también se analizó la ejecución de tareas no relacionadas con la conducción durante la conducción automatizada y se observó que, en lo que respecta a los requerimientos de intervención previstos, la existencia de interfaces hombre-máquina multinivel acelera la terminación de tareas no relacionadas con la conducción y, por tanto, acorta el tiempo de respuesta.

Photos: Ko-HAF

Compartir página