Mayor seguridad para los menores

jul 2016

Accidentes

Vistos a largo plazo, según los datos de la Oficina Federal de Estadística, afortunadamente cada vez menos menores pierden la vida en las carreteras. Mientras que en los años ’50 en Alemania todavía se contabilizaban más de 1.000 menores fallecidos, esta cifra se redujo en los años 1990 a menos de 500 y para 2014 se registraron por quinta vez menos de 100 víctimas menores. Un total de 28.674 menores sufrieron accidentes en las carreteras alemanas en 2014 – 71 de ellos murieron, 13 más que en el año anterior. Más de 10.765 niños sufrieron accidentes como ocupantes de un turismo, 26 de ellos fallecieron. Una de las causas: no se emplean los medios de retención adecuados – por motivos de prisa, falsa comodidad o simplemente desconocimiento en el manejo.

Actúa de forma imprudente y negligente quien transporta a su hijo completamente inseguro sentado en el regazo del copiloto. En una colisión el copiloto es lanzado hacia delante, lo que podría provocar la muerte del menor, incluso a velocidades reducidas. El resultado son aplastamientos de los órganos vitales. Vestir el niño con ropa demasiado gruesa podría obstaculizar un ajuste perfecto del cinturón de seguridad. En caso de accidente, el menor podría chocar con el techo del vehículo causándole al retoño graves lesiones como la compresión de la columna vertebral.

Otros errores más frecuentes son sentar el menor en un sistema de retención infantil con el cinturón mal ajustado o que este sea de un tamaño inadecuado. Esto puede ser potencialmente peligroso, especialmente cuanto se trata de vehículos pequeños en los cuales la distancia entre el asiento delantero y trasero en más reducido. Un choque causaría una hiperflexión masiva de la columna cervical, pudiendo dañar los nervios de forma permanente. Si la cabeza impacta en el asiento delantero podría tener graves consecuencias en forma de traumatismos craneoencefálicos. Cuando en caso de un accidente el menor se desenrosca del cinturón cruzado diagonal, se ‘afloja’ todo el sistema de retención y la correa de cadera tampoco le retendrá. Si el menor logra desenroscarse de la correa del hombro durante la circulación, este podría tensarse detrás de la espalda del niño mediante el carrete retractable. En este caso solo le retendrá la correa de cadera.

Solo cabe dar una recomendación: la silla de retención infantil debe ajustarse al peso, al tamaño y a la edad del menor. Lo mejor sería probarla antes con el niño. Puesto que cada vez más vehículos disponen del anclaje de sillas de retención según el sistema Isofix, se recomienda la utilización de una silla de retención infantil según ECE 44-03 o ECE 44-04.

Compartir página