Salvando vidas mediante seguridad y fiabilidad

abr 2016

Ingeniería Automovilística

De cumplirse las expectativas de la Comisión de la UE, apenas debe haber víctimas mortales en las carreteras europeas en 2050. Para poder alcanzar este objetivo habrá que centrarse cada vez más no solo en los sistemas de asistencia de conducción como, por ejemplo, el ESP, sino también en el siguiente paso, es decir, los sistemas de conducción automatizada. Se plantea entonces la cuestión de la capacidad de la verificabilidad de dichos sistemas. En la tecnología automotriz se encuentra un gran potencial de prevención de siniestros viales – mediante la posible comunicación entre vehículos (Vehicle to Vehicle) y de los vehículos a los sistemas centrales (Vehicle to Infrastructure) – así como una respuesta de los servicios de emergencia más efectiva después de un accidente (eCall).

Las conclusiones de la investigación de siniestros viales confirman cada vez: la causa principal de accidentes con daños personales y/o materiales suelen ser los errores humanos. Las estadísticas corroboran que el ser humano es responsable del 90 por ciento de los siniestros viales. Las experiencias obtenidas muestran que los errores ocurren sobre todo en el proceso de percepción, en el procesamiento de la información y en el acceso de la información. Esto se refiere tanto a Alemania como a la mayoría de los estados miembros de la UE. Si se pone el enfoque en las cifras alemanas se puede observar que de los 362.000 infracciones contabilizados en 2014, casi 250.000 fueron cometidos por conductores de turismos, lo que representa un 70 por ciento. De estos, las principales causas de siniestro con un 18,6 por ciento eran giros, cambios de sentido, marchas atrás, así como entradas y salidas de la autovía además de no respetar el derecho de paso o prioridad con un 17,6 por ciento. La conducción bajo los efectos del alcohol representaba un tres por ciento. Afortunadamente ha bajado la frecuencia de esta causa de accidentes entre los conductores de turismos en un 74 por ciento. En el mismo periodo se redujo la causa de ‘velocidad inadecuada’ en un 64 por ciento. Por el contrario, los errores en los giros solamente bajaron un 8,3 por ciento en los conductores de turismos, y los errores en el mantenimiento de la distancia incluso subieron un 2,5 por ciento. Según los datos de la Oficina Federal de Estadística (Statistisches Bundesamt) existen grandes diferencias según edad y sexo en algunas causas de siniestros personales por cada 1.000 implicados: los conductores jóvenes fueron acusados en mayor medida por velocidad inadecuada y falta de mantener la distancia, mientras que los errores en giros o en la observación del derecho de prioridad aumentaron sustancialmente con la edad.

Reconocer los peligros con antelación

Para poder compensar hasta cierto grado las faltas y errores humanos, la industria del automóvil apuesta desde hace años por los sistemas de asistencia de conducción que son capaces de prever situaciones viales críticas, advertir de peligros y, en caso necesario, intervenir de manera activa en la conducción. Especial atención reciben aquí los sistemas de regulación de la dinámica de conducción, sistemas de frenadas de emergencia, reguladores de mantenimiento de distancia, asistentes de mantenimiento de carril y detectores de fatiga cuyo alto potencial de prevención de siniestros se ha demostrado en diversas investigaciones y estudios. Se podría prevenir aproximadamente uno de cada dos accidentes o, por lo menos, reducir su gravedad, si los sistemas innovadores de asistencia de conducción se instalasen de forma consecuente como parte del equipamiento estándar. Respecto al objetivo futuro de la ‘visión cero’ – es decir ninguna víctima mortal o herido grave en los accidentes de tráfico – los investigadores de siniestros viales opinan que los asistentes electrónicos serán indispensables como elementos de una seguridad integral y por esta razón deberían ser introducidos de forma masiva en el mercado. Esta opinión es compartida por parte de las administraciones políticas. En la ya mencionada ‘Revisión Intermedia del Programa de Seguridad Vial 2011-2020’ del Ministerio Federal de Transportes se reivindica impulsar de manera explícita el desarrollo y la convergencia de los sistemas existentes y probados de asistencia a la conducción automatizada y conectada a la red – el llamado concepto de movilidad 4.0. No menos importante será el efecto positivo de aplicar la mejora de las tecnologías sensoriales al desarrollo de las funciones automatizadas de conducción en los sistemas convencionales. De esta manera se garantizaría una conducción segura de los vehículos del grado de automatización 0 (solo conductor) y 1 (asistido).

Aplicaciones relevantes a la seguridad de sistemas de información para el conductor y de sistemas de asistencia

  • Percatar la distracción o fatiga del conductor gracias a los sistemas de detección de falta de atención evitan tales accidentes,y además detectan la conducción bajo los efectos del alcohol (los sensores en el asiento del conductor y en la palanca de cambios, por ejemplo, pueden registrar alcohol en el sudor del conductor).
  • Aviso al conductor sobre el abandono involuntario del carril mediante un sistema de advertencia especial (con ayuda de localizadores y mapas GPS).
  • Información sobre la presión de los neumáticos; este aviso puede ser fundamental en la prevención de accidentes. Los datos de la presión del neumático se miden mediante sensores en el neumático y se transmiten al vehículo mediante una tecnología de comunicación de corto alcance, como por ejemplo Bluetooth.
  • Limitación de llamadas por teléfono, mensajes de textos, mensajes instantáneos, accesos a internet y otras potenciales distracciones gracias a sistemas de gestión del estrés. El sistema puede, por ejemplo, redirigir llamadas al contestador automático si el conductor esta acelerando en un momento determinado, o denegar el uso de otros servicios mientras que el vehículo este en marcha.
  • Aviso automático de los servicios de emergencia en caso de siniestro vial. Esto se realiza mediante un mecanismo estándar de eCall o através de sistemas comerciales promovidos por los fabricantes de automóviles.
  • Aviso del conductor sobre la distancia a objetos en el entorno del vehículo mediante sistemas sensoriales de reconocimiento de obstáculos que posibilitan medir la distancia a objetos cercanos.
  • Reducción de los riesgos de posibles accidentes mediante sistemas de prevención de colisiones (los llamados sistemas Pre-Crash, sistemas de advertencia de colisión o sistemas de atenuación de colisiones). En la prevención de colisiones se emplean cámaras de radar, lidar, laser y ópticas. A velocidades bajas del vehículo (por ejemplo 50 km/h) se pueden evitar colisiones gracias al frenado.
  • Mantener la distancia de seguridad al vehículo delantero mediante dispositivos automáticos de control de distancia, que adaptan la velocidad y aseguran una distancia segura entre vehículos circulando por el mismo carril. Se emplean sensores de radar y un regulador lineal.
  • Aviso al conductor de objetos poco visibles en la marcha atrás mediante sensores de marcha trasera.

Compartir página