Alta eficiencia de los sistemas de frenado de emergencia actuales

jun 2018

Ingeniería Automovilística

Para facilitar la rápida introducción de dichos sistemas, la Comisión Europea ha establecido sistemas automáticos de frenado de emergencia para vehículos de mercancías con un peso máximo autorizado de más de 3,5 toneladas y autobuses de diez o más plazas en varias etapas. Incluso si se requieren algunas excepciones debido al uso, por ejemplo, en el caso de vehículos todo terreno, la regulación cubre básicamente todos estos vehículos. Los vehículos con un peso máximo autorizado superior a ocho toneladas, que se han registrado por primera vez desde noviembre de 2015 en la UE, deben estar equipados con un sistema automático de asistencia de frenado de emergencia. La segunda etapa entra en vigor el 1 de noviembre de 2018. Entonces se lleva a cabo la expansión a los vehículos a partir de 3,5 toneladas. Al mismo tiempo, vuelven a aumentar los requisitos para los sistemas de todos los vehículos afectados. Incluyen una señal de advertencia para el conductor, una reducción de velocidad de 80 km/h a 60 km/h cuando se acerca a un obstáculo estacionado y evita una colisión completa al acercarse a un vehículo que viaja a 15 km/h.

Los sistemas de la mayoría de los fabricantes ya superan estos requisitos ampliamente (imagen 30). Entre otros, este es el resultado de una prueba de tres asistentes de frenado de emergencia actuales de camiones, que fue llevada a cabo por el Allgemeine Deutsche Automobil-Club (ADAC). Se examinaron las situaciones cotidianas de conducción para determinar cómo de robusto y plausible es el comportamiento de advertencia de los sistemas de seguridad y la frecuencia con que se producen las advertencias. El resultado de la prueba: las advertencias aparecen solo cuando es realmente necesario y las situaciones amenazan con volverse inciertas. También se demostró que el sistema automático de asistencia de frenado de emergencia (AEBS) no se deja sentir durante la conducción normal, solo el control de crucero adaptativo (ACC).

Antiguos y nuevos sistema de frenado en comparación

En una prueba, realizada por la división de investigación de accidentes de DEKRA y el Crash Test Center se compararon el rendimiento de frenado de un camión articulado moderno y el de un camión articulado de los años 90. Ambas combinaciones de vehículos se cargaron con un peso bruto de 38,5 toneladas. El objetivo de las pruebas fue mostrar las diferencias en la distancia de frenado a una velocidad de 80 km/h en condiciones medioambientales idénticas. En el proceso, se seleccionaron vehículos que viajaban de esta forma en el tráfico por carretera. No hace falta decir que, por ejemplo, un neumático diferente en el vehículo solo lleva a ligeras imprecisiones, pero no cambia los resultados.

Las pruebas mostraron que la desaceleración media del vehículo articulado moderno desde que se deja de acelerar hasta la parada después del frenado total era de alrededor de 6 m/s2. La distancia de frenado a 80 km/h ascendió a alrededor de 41 metros. En el vehículo articulado de 1997 el retraso medio fue de 4,3 m/s2. La distancia de frenado resultante fue de 57 metros, 16 metros más larga. La velocidad restante del semirremolque antiguo era de 43 km/h en el punto en que el nuevo se detuvo (imágenes 1 a 3). También es interesante la comparación de frenada entre un turismo actual y el vehículo articulado moderno. Fue solo un poco más corta en una prueba de comparación directa con un turismo (imagen 4). El tiempo de reacción de un conductor atento es de un segundo aproximadamente. En este tiempo un vehículo que circula a una velocidad de 80 km/h recorre una distancia de 22 metros. El cumplimiento de una distancia de seguridad suficientemente amplia (directriz: medio km/h en metros) es, por lo tanto, indispensable también detrás de los camiones.

Compartir página