Básicamente, la tendencia positiva debe continuar de manera consecuente

jun 2018

Noticias y acciones

En vista del constante aumento de los servicios de conducción y transporte en el transporte de mercancías por carretera en la UE a lo largo de los años y la disminución simultánea del número de muertos y heridos, especialmente en accidentes con vehículos pesados, es evidente que la seguridad vial en este ámbito ha aumentado significativamente. Sin embargo, los dramáticos accidentes que aún ocurren una y otra vez dejan claro que todavía existe una gran necesidad de acción en torno a la seguridad del vehículo, la infraestructura y, sobre todo, al factor humano.

Planes de ruta de tiempo ajustado, presión del tiempo, tráfico denso, estrés, exceso de fatiga, mal estacionamiento, distracción por mensajes en el teléfono móvil o la Tablet o por el funcionamiento del sistema de navegación, condiciones climáticas y carreteras posiblemente en mal estado, así como muchos otros factores: los conductores profesionales tienen que lidiar en su trabajo diario con una variedad de infiuencias externas. En el trabajo deben concentrarse en su tarea de conducción responsable. Un momento de descuido o un adormecimiento repentino puede tener consecuencias devastadoras para todos los participantes en el accidente.

Es un hecho que: el factor humano también juega un papel dominante en los accidentes en los que se ven involucrados vehículos de mercancías. Los investigadores de accidentes se basan en que alrededor del 90 por ciento de estos accidentes en toda Europa se deben al “error humano”, por lo que la mala conducta, por supuesto, no proviene únicamente de los conductores de vehículos de transporte de mercancías. Incluso cuando los vehículos de mercancías están significativamente menos involucrados en accidentes que implican lesiones personales en relación con el kilometraje, es necesario actuar, especialmente teniendo en cuenta que las consecuencias para los conductores de los vehículos que se accidentan contra un vehículo de transporte de mercancías suelen ser mucho más graves que para los ocupantes de estos vehículos.

Las empresas de transporte pueden contribuir de forma importante a aumentar la seguridad vial simplemente sensibilizando a sus conductores y subcontratistas sobre cuestiones de seguridad. Además de una disposición inteligente, la capacitación y la educación adicional de los conductores profesionales es de gran importancia, como ya se ha descrito en detalle en el capítulo “Factor humano” de este informe. Además, la gestión eficiente de la salud en el lugar de trabajo y los controles de salud periódicos también contribuyen de manera decisiva a mantener la eficiencia y el bienestar y, en última instancia, a minimizar el riesgo de accidentes.

Por parte del vehículo, el potencial de optimización tampoco está agotado. Sin duda, incluso los camiones pesados se han convertido en vehículos de alta tecnología. No solo se han mejorado las estructuras de las cabinas, las características de seguridad y las características de conducción. Además de las medidas puramente mecánicas de protección del acompañante en la parte delantera, trasera y lateral, se utilizan cada vez más sistemas modernos de asistencia electrónica al conductor que mejoran, aún más, la seguridad de los ocupantes de camiones y los de los demás usuarios de la carretera. Ya sea que se trate de regulaciones de dinámica de conducción como el ESP, control de crucero intermitente (ACC), asistencia de frenado de emergencia, sistema de mantenimiento de carriles o asistente de giro: todos contribuyen a evitar accidentes o a mitigar sus consecuencias.

A pesar de los sistemas de asistencia eficientes, un estilo de conducción previsor sigue siendo esencial

Equipar vehículos con más y más sistemas de asistencia es ciertamente un buen paso hacia la “visión cero”, es decir, un tráfico por carretera en el que no hay víctimas mortales o lesiones graves en caso de accidente. Sin embargo, es importante que los conductores de los vehículos conozcan las funcionalidades de los sistemas para no correr el riesgo de apagar el sistema “incorrecto” por falta de conocimiento, como el asistente de frenado de emergencia. Además, cada conductor debe ser consciente de que los sistemas de asistencia no pueden anular las leyes físicas; por ejemplo, no aumentan el rendimiento de los frenos ni pueden acortar la distancia de frenado en carreteras mojadas o resbaladizas.

Un requisito previo para todos los sistemas electrónicos es que funcionen de manera fiable durante toda la vida útil del vehículo. Solo entonces pueden desarrollar el efecto esperado. Por lo tanto, la inspección periódica del vehículo será aún más importante en el futuro de lo que es hoy en día, también en vista de la creciente complejidad de los sistemas y del peligro de las manipulaciones de los dispositivos electrónicos.

Sin embargo, como conclusión, como en los informes de seguridad vial de DEKRA de los años anteriores, no debe olvidarse una información clara: con el fin de evitar situaciones peligrosas en el tráfico en la medida de lo posible, el comportamiento responsable, la correcta evaluación de las propias capacidades y un alto grado de aceptación de las regulaciones por parte de todos los usuarios de la carretera son y siguen siendo indispensables. El riesgo de verse involucrado en un accidente de tráfico se puede reducir significativamente, en particular, mediante la participación predictiva y defensiva en el tráfico.

Compartir página