Gran peligro de siniestralidad debido al uso de los smartphone al volante

jun 2017

Factor Humano

En los últimos años, el móvil al volante se ha convertido en un peligro creciente de la seguridad vial. De acuerdo con un estudio del Allianz Zentrum für Technik (AZT) publicado en noviembre de 2016, uno de cada diez accidentes de tráfico en Alemania es debido a la distracción de un Smartphone, sistemas de navegación u otros dispositivos electrónicos en el vehículo. En 2015 se contabilizaron en las carreteras alemanas 3.277 accidentes con víctimas mortales – según este estudio, al menos 330 de ellos fallecieron por distracciones al volante.

Las cifras de los EEUU se encuentran en un nivel parecido, según los datos de la National Highway Traffic Administration (NHTSA). En 2015 un diez por ciento de todas las víctimas mortales en accidentes de tráfico fallecieron debido a la distracción. En cifras fueron 3.477 de un total de 35.092. En este contexto, llama la atención un estudio del equipo de investigación de transporte de Thomas Dingus del Virginia Tech Transportation Institute (VTTI) publicado a principios de 2016. El equipo instaló cámaras, sensores y radares en más de 3.500 vehículos de conductores entre 16 y 98 años, y registrando los datos de los vehículos así como el comportamiento de los conductores. Durante un periodo de tres años, los “sujetos de prueba” causaron 905 accidentes con daños personales o materiales, siendo el 88 por ciento debido a errores humanos.

Desde el punto de vista de la física, la distracción al volante puede tener las mismas consecuencias graves que los llamados micro-sueños, lo que queda patente en el siguiente ejemplo: un vehículo circulando a 80 km/h, cuyo conductor es distraído durante cinco segundos por un SMS entrante y por lo tanto no tiene capacidad de reacción, recorre en este tiempo 111 metros de forma descontrolada.

De acuerdo con esta problemática, los investigadores de siniestros de DEKRA opinan que se debería promover la instalación de sistemas de asistencia en los vehículos que pueden reducir los siniestros por distracción – por ejemplo los sistemas de mantenimiento de carril, de distancia y el asistente de frenada de emergencia. Los expertos alemanes en seguridad vial piden además añadir el término de “distracción” como causa en las estadísticas de accidentalidad. Esto ya ocurre desde hace años en países como EEUU, Austria y Suiza.

En este contexto, hace reflexionar la recomendación de la administración americana de seguridad vial NHTSA del otoño de 2016: los Smartphone deben disponer de un interfaz de usuario simplificado que se activa cada vez que el teléfono entra en contacto con el vehículo. Según la NHSTA, lo mejor sería un teclado y tipo de escritura ampliados, o una reducción de la variedad de funciones disponibles – como por ejemplo el bloqueo del buscador de internet o de los apps de las redes sociales durante la conducción. En la actualidad, algunos fabricantes ya ofrecen sistemas que se pueden programar de tal manera que ciertas funciones del teléfono móvil se desconectan de forma automática durante la conducción. Muchas empresas han instalado estos sistemas en su flota corporativa para impedir que sus empleados se encuentren en situaciones de peligro mortal durante la conducción.

Las diversas campañas didácticas de sensibilización sobre este temario con fotos y vídeos realmente dramáticos por parte de las diferentes instituciones, muestran que muchos estados del mundo han reconocido esta problemática. Estas campañas junto con la educación y formación vial en los centros escolares, autoescuelas y empresas parecen más urgentes que nunca para concienciar a la población de los riesgos derivados de las distracciones en el transporte viario.

Compartir página