Intensificar las medidas de construcción y mantenimiento

jun 2018

Infraestructura

Cuando se trata de la optimización de la infraestructura, no se debe olvidar un tema: el estado de las carreteras, puentes y túneles. En este contexto, entran en juego aspectos como el estado de la superficie de la carretera, la previsibilidad de la superficie de la carretera, la perceptibilidad de la superficie de la carretera, el arcén, las marcas de carriles, el diseño de intersecciones y áreas de unión, creación de posibilidades para esquivar o adelantar y, especialmente, la condición general de la construcción de los puentes.

Ya en noviembre de 2008, la Unión Europea publicó la “Directiva 2008/96/CE sobre gestión de la seguridad de las infraestructuras viarias”. La Comisión Europea considera que la infraestructura es una parte esencial de su política de seguridad vial. No se trata solo de nuevos proyectos de construcción, sino especialmente del aumento específico en el nivel de seguridad de las carreteras existentes. Por supuesto, no es posible reconstruir una carretera destartalada o renovarla desde cero. Sin embargo, si todas las medidas de construcción y mantenimiento se planifican, priorizan y llevan a cabo para lograr el mayor grado de seguridad posible, por lo tanto, se puede esperar un aumento significativo de la seguridad.

Como una debilidad importante de la red de carreteras, incluso en Alemania, por ejemplo, serían los puentes. Aquí, un problema es la degradación del material, que se remonta a la edad desproporcionadamente alta de las estructuras y a la carga de tráfico pesado que ha aumentado durante años. En particular, el inmenso aumento de los transportes de mercancías pesadas está causando problemas en los puentes. Por estos motivos, en el contexto de las medidas para mejorar la infraestructura vial, las inspecciones de edificios requeridas por la norma DIN 1076 no pueden obviarse en el futuro. Reconocer las deiciencias y remediarlas es, por lo tanto, también un elemento importante para aumentar la seguridad vial en las carreteras.

Defectos de seguridad en las carreteras estatales

Junto a las autopistas, las carreteras estatales también constituyen un punto de accidentes de vehículos comerciales. Especialmente, en carreteras estrechas conducir se convierte en peligroso. Si un vehículo se mueve desde el carril hacia el borde del carril, en muchos casos el estado de la franja de borde y del borde son decisivos para la maniobrabilidad adicional del vehículo. Si no hay franja desde la línea al borde del asfalto, las ruedas inmediatamente salen de la carretera tras rebasar la línea de borde. Los coeficientes de fricción cambian y, en algunos casos, también hay una diferencia de nivel entre la superficie de la carretera y, en muchos casos, niveles más bajos del lateral. El regreso a la carretera se hace mucho más difícil. Existe un gran riesgo de que los conductores sin experiencia giren el volante demasiado fuerte para superar la diferencia de nivel: tan pronto como el vehículo vuelve a la carretera, otra vez, hay un cambio abrupto de dirección hacia el lado del tráfico contrario, además, el riesgo de patinar es muy alto. Por lo tanto, donde el espacio lo permita, debe haber un lateral suficientemente ancho y adecuado al nivel de velocidad. El lateral contiguo debe ponerse al nivel de la carretera y se debe fijar de tal manera que permanezca en el mismo nivel incluso después de lluvias prolongadas y el paso de camiones.

Debe aumentar el número de lugares de estacionamiento de camiones

La falta de espacio de estacionamiento en las autopistas es un riesgo para la seguridad del tráfico que no debe subestimarse. Aunque el gobierno federal y las provincias han establecido nuevas áreas de estacionamiento para camiones durante años, el déficit hasta ahora no ha sido compensado debido al aumento del volumen del transporte de mercancías. Según los expertos, faltan miles de plazas de aparcamiento para camiones, solo en las autopistas alemanas, según los cálculos del Instituto Federal de Caminos y Carreteras, la escasez ascenderá a 26.000 en 2030.

Un problema importante en este contexto son, entre otras cosas, los tiempos de conducción y descanso. Los camiones generalmente están obligados a cumplir con estas reglas, ya que, de lo contrario, se exponen a multas elevadas. Debido a la falta de espacio para estacionar, los conductores de camiones a menudo estacionan sus vehículos en el camino hacia y desde el área de descanso y de repostaje así como en los arcenes para evitar violaciones de tiempo de conducción. Esto conlleva un alto riesgo de accidentes, ya que a menudo los camiones están mal protegidos y son difícilmente reconocibles. Los accidentes mortales resultantes han aumentado constantemente en los últimos años, de acuerdo con la Vereinigung Deutscher Autohöfe [asociación alemana de espacios para automóviles] (VEDA). Antes de 2016, había una media de un conductor muerto en tres años, cuatro conductores murieron en 2016 y seis conductores murieron en la primera mitad de 2017.

Para remediar esta situación, se introdujo un sistema de estacionamiento inteligente en las áreas de descanso de la autopista Montabaur, por ejemplo. Habrá una pantalla en el área de descanso que indicará a los conductores de camión que llegan sobre la disponibilidad de plazas libres. El sistema informático asignará las plazas de aparcamiento a los conductores. La asignación se lleva a cabo de conformidad con la hora de salida; el que tenga que salir por la mañana, estará más adelante. De esta manera los camiones se pueden aparcar en columnas y los escasos espacios de estacionamiento se optimizan.

Como alternativa a esta solución, según VEDA, el potencial “al lado de la autopista” también podría tomarse en mayor consideración.

El legislador también podría intervenir en este tema. Hasta ahora, las multas por sobrepasar el tiempo de conducción son mucho más elevadas que por estacionar de manera incorrecta. Una adaptación podría evitar que algunos conductores estacionaran sus vehículos en lugares críticos. Sin embargo, esto solo conduciría a un aplazamiento del problema, porque entonces los camioneros tendrían que seguir conduciendo hasta que encontraran un espacio de estacionamiento libre. Sin embargo, los conductores cansados pueden aumentar, nuevamente, el riesgo de accidentes.

Además, de la falta de espacio para estacionar, los conductores de camiones luchan recientemente con en el crimen organizado. Los estacionamientos sin protección, en particular, están provocando cada vez más el robo de mercancías. Algunas paradas de camiones han abordado este problema y, con el concepto de “Estacionamiento Premium”, ya están ofreciendo las primeras “islas de seguridad”, de las que ya hay 20 en Alemania. En los Países Bajos, los estacionamientos son monitorizados en un proyecto por un centro de control central a lo largo de dos autopistas. En caso de que un vehículo conduzca de un estacionamiento a otro y, por lo tanto, provoque sospechas, el centro de control puede enviar una patrulla de la policía al lugar. Los estacionamientos vigilados también están disponibles en Bélgica, Inglaterra, Francia y España.

Compartir página