La Comisión de la UE aboga por un mayor uso de los sistemas de asistencia a la conducción

feb 2017

Noticias y acciones

Dado que la tecnología de vehículos en general y las tecnologías de seguridad activa en particular han contribuido y siguen contribuyendo de forma eficaz a aumentar la seguridad vial, la Comisión Europea aboga por un mayor uso de los sistemas de asistencia a la conducción, así como por su posible instalación obligatoria en el futuro. Esto se desprende de su informe al Parlamento Europeo y al Consejo («Salvar vidas: impulsar la seguridad de los vehículos en la UE»).

Se han identificado cuatro ámbitos principales de actuación compuestos por 19 medidas específicas destinadas a mejorar la seguridad de los vehículos. Lo más destacado de la futura legislación es que se evaluarán las medidas de seguridad activa destinadas a evitar accidentes por completo, en lugar de limitarse a mitigar sus consecuencias. Las funciones de seguridad contempladas son: frenado automático de emergencia, adaptación inteligente de la velocidad, sistema de mantenimiento de carril y detección de somnolencia o distracción del conductor.

Las medidas de seguridad pasiva destinadas a paliar las consecuencias de los accidentes son indicación de frenado de emergencia (luces intermitentes de emergencia), recordatorio del cinturón de seguridad, pruebas de impacto frontal, pruebas de impacto lateral, prueba de impacto trasero, normalización de la interfaz del dispositivo de bloqueo de encendido en caso de consumo de alcohol, sistema de registro de datos en caso de colisión y control de la presión de los neumáticos.

Las medidas consideradas para mejorar la seguridad de los camiones y autobuses son la introducción o mejora de los siguientes elementos: diseño frontal y visión directa, protección trasera contra el empotramiento para los camiones y remolques (parachoques trasero), protecciones laterales y seguridad contra incendios para los autobuses.

Finalmente, se han previsto los elementos siguientes para la seguridad de peatones y ciclistas: introducción de sistemas de detección de peatones y ciclistas (vinculados a los sistemas automáticos de frenado de emergencia), protección contra impacto en la cabeza en las estructuras laterales del parabrisas y en el parabrisas delantero, y sistemas de detección de peatones situados detrás del vehículo cuando se acciona la marcha atrás.

En el informe, la Comisión Europea propone además una mayor disponibilidad de información detallada y precisa sobre accidentes en toda la UE. Este tipo de información es un elemento fundamental para la elaboración y la supervisión de la política de la UE en el ámbito de la seguridad vial. Concretamente, estos datos son necesarios para la evaluación del rendimiento de los sistemas de seguridad vial y seguridad de los vehículos, así como para respaldar el desarrollo de nuevas medidas.

Compartir página