La distancia de frenado se reduce en casi un tercio

dic 2018

Noticias y acciones

«Accidente múltiple en la autopista», «Camión colisiona sin frenar contra la cola de un atasco», «Tres fallecidos en un accidente provocado por el conductor de un camión que circulaba en sentido contrario», «Familia muere aplastada entre dos camiones»: estos son solo algunos de los titulares que a menudo vemos en los medios de comunicación acerca de accidentes en los que se han visto implicados vehículos comerciales y que han dejado heridos graves o víctimas mortales. Si bien se trata de accidentes muy trágicos para los afectados, la realidad es que, en relación con los kilómetros que recorren, los vehículos de transporte de mercancías están implicados de forma mucho menos frecuente en accidentes con daños personales que los turismos. Las cifras de accidentes exactas confirman que en muchos lugares del mundo se está dando una tendencia positiva desde hace años.

A ello han contribuido toda una serie de medidas, entre ellas, las adoptadas en el campo de la tecnología de vehículos. Un claro ejemplo es el perfeccionamiento de los frenos de los camiones. Esta teoría se ha visto reforzada mediante un ensayo realizado por la investigación en materia de accidentes de DEKRA en el Crash Test Center de DEKRA, donde se comparó la eficacia de frenado de un camión articulado moderno y la de un camión articulado de los años 90. Ambas combinaciones de vehículos llevaban una sobrecarga con una masa total de 38,5 toneladas. El objetivo de las simulaciones era registrar las diferencias en la distancia de frenado a una velocidad de 80 km/h en condiciones idénticas del entorno. Para el ensayo se seleccionaron vehículos con estas características que actualmente se encuentran en circulación.

Las simulaciones mostraron que la desaceleración promedio del camión articulado moderno se sitúa en torno a los 6 m/s2 desde que se levanta el pie del acelerador hasta que el vehículo se detiene después de frenar en seco. La distancia de frenado a 80 km/h fue de unos 41 metros. En lo que respecta al camión articulado del año 1997, la desaceleración promedio fue de 4,3 m/s2, lo que dio como resultado una distancia de frenado de 57 metros, es decir, 16 metros más. La velocidad residual del camión articulado más antiguo en el momento en que el camión articulado moderno se detuvo aún era de 43 km/h.

Otro ensayo de DEKRA demostró las devastadoras consecuencias de esta velocidad residual si un camión impacta a unos 40 km/h contra un turismo parado al final de un atasco o que circula lento. El resultado fue que el turismo se empotró contra el camión delantero y quedó completamente aplastado. En este supuesto, los ocupantes del turismo no habrían sobrevivido de ningún modo al accidente.

Compartir página