Peligros especiales para conductores de camiones: alcohol, drogas y fatiga

jun 2018

Factor Humano

Al analizar los datos alemanes de accidentes en vehículos de transporte de mercancías, es notable que la mayoría de los accidentes también se pueden atribuir a la mala conducta humana. Además de los errores de conducción, como una distancia demasiado corta o una velocidad inadecuada, la atención se centra en la capacidad de conducción, el alcohol y la fatiga.

Existen grandes diferencias en la distribución de alcohol y drogas entre los conductores de camiones en el transporte de mercancías, como lo demostró un análisis sistemático de Girotto y colegas en 2013. En este meta-análisis, se evaluaron ambos estudios en los que los conductores aportaron sus propios datos con respecto a su consumo de alcohol y drogas, así como aquellos en los que se examinaron muestras biológicas de conductores en busca de alcohol y drogas. En 18 de las 23 encuestas evaluadas, el alcohol fue condfirmado con mayor frecuencia por los conductores.

En los 15 estudios que evaluaron muestras biológicas, las anfetaminas, el cannabis y la cocaína fueron las sustancias más incidentes. La media del consumo de alcohol fue autonotificado en el 54,3 por ciento de los casos, variando del 9,9 por ciento (Pakistán) al 91 por ciento (Brasil). Se detectó una media de 3,6 por ciento de alcohol de las muestras biológicas con un mínimo de 0,1 por ciento (Australia y Noruega) hasta un máximo de 125 por ciento (EEUU). La frecuencia media del consumo de anfetaminas auto-notificado fue del 29,5 por ciento, que va del 0,9 por ciento (Italia) al 70 por ciento (Brasil). Las anfetaminas se detectaron en una media del 8,5 por ciento de las muestras biológicas (entre 0,2 por ciento en Noruega y 82,5 por ciento en Tailandia). El uso de cannabis fue auto-notificado en una media del 19,3 por ciento de los casos estudiados y detectado toxicológicamente en el 4,7 por ciento. Además, se encontraron algunas sustancias psicotrópicas en algunos de los estudios analizados, como opiáceos, fentermina, codeína, fármacos a base de cafeína, antihistamínicos y benzodiazepinas.

Las diferencias significativas en los datos se deben, por una parte, a los diferentes métodos de encuesta. En los fiuidos corporales, el alcohol y otras sustancias psicoactivas, según los patrones de consumo, solo se pueden detectar hasta unas horas o días después de la ingesta. Aunque tales muestras son muy específi- cas en la detección de las sustancias, a menudo conducen a una subestimación de la frecuencia real de ocurrencia. El autoinforme permite una visión a largo plazo de la vida laboral de los conductores y su uso de sustancias psicotrópicas. Sin embargo, este método también está sujeto a ciertas limitaciones, como los errores de memoria entre los encuestados, la tendencia al comportamiento de respuesta socialmente deseable o la ocultación deliberada de información por temor a consecuencias legales. Además, las condiciones de trabajo en los diferentes países difieren, por ejemplo, en lo que respecta a la carga y descarga, la infraestructura o incluso el equipamiento técnico de los vehículos. Los autores de un estudio tailandés, que encontró que las anfetaminas se detectaron en el 82,5 por ciento de las muestras de orina, lo que atribuyen, entre otras cosas, a las excesivas jornadas de trabajo, de 20 a 22 horas, concluyeron que la ingesta de sustancias psicotrópicas en malas condiciones de trabajo es más alto.

Compartir página