Sujetos a un riesgo muy elevado

abr 2017

Noticias y acciones

Ya sea por motivos de ocio o laborales: todo aquel que circula en motocicleta está siempre sujeto a un riesgo de accidente muy elevado. En la UE, por ejemplo, el riesgo de fallecer en un accidente de tráfico en relación con la distancia recorrida es 18 veces mayor para los conductores de motocicletas que para el resto de usuarios de la vía pública. Además, en muchos Estados miembros de la UE la cifra de motoristas fallecidos lleva años estancada en el mismo nivel: una media de al menos un 20 % de todas las muertes en accidentes de tráfico se cobran la vida de conductores de motocicletas.

Recientemente, DEKRA ha demostrado lo graves que pueden llegar a ser las consecuencias de una colisión, por ejemplo, contra un turismo (la otra parte implicada más habitual) en su Crash Test Center de Neumünster en el marco de un acto con presentaciones de los investigadores en materia de accidentes de DEKRA Markus Egelhaaf, Alexander Berg y Luigi Ancona. En él se simuló un choque lateral de un conductor de motocicleta a una velocidad de apenas 60 km/h contra un turismo parado. Al chocar, el maniquí de pruebas impactó en el centro de la puerta del conductor para después salir despedido por encima del vehículo trazando un gran arco. El maniquí de pruebas aterrizó unos ocho metros al otro lado del vehículo golpeando la calzada con la cabeza y, después, con el hombro derecho.

«En la realidad, un motorista únicamente podría haber sobrevivido a tal escenario (de haberlo hecho) sufriendo lesiones graves o muy graves», explica Jens König, jefe de análisis e investigación en materia de accidentes en DEKRA Automobil GmbH. Según este, sin embargo, las consecuencias para el conductor de la motocicleta habrían sido todavía más dramáticas si hubiera golpeado la estructura del vehículo directamente con la cabeza o el tronco. «Este riesgo es muy elevado especialmente en el caso de los vehículos altos, como los SUV o los monovolúmenes», añade Jens König. De hecho, dependiendo de la brusquedad con la que el motorista penetre en el turismo, también existe un gran riesgo de sufrir lesiones para los pasajeros de este. La cabeza y el tronco de los ocupantes del vehículo, al encontrarse en la zona de impacto, son las zonas más vulnerables.

Siempre que el conductor de la motocicleta advierta a tiempo que tiene que frenar en seco, el sistema antibloqueo de frenos (ABS) le ayudará a evitar que se produzca el accidente o, al menos, a mitigar sus consecuencias para todas las partes implicadas. «Gracias al equipamiento ABS, ya obligatorio para todas las motocicletas que entran en circulación, existen posibilidades reales de evitar un importante número de accidentes de motocicleta con muertos y heridos», argumenta Jens König. Y todo gracias a que los sistemas evitan que las ruedas se bloqueen. En particular al frenar en seco o decelerar bruscamente sobre suelo resbaladizo, esto permite que los vehículos de dos ruedas se detengan de forma mucho más segura y puedan controlarse mejor en los límites físicos de la conducción. Independientemente de lo anterior, una buena ropa protectora y un casco, así como un estilo de conducción defensivo, siguen siendo imprescindibles para cualquier motorista.

Compartir página