El navegador está obsoleto.

Ya no se admite Internet Explorer. Cambie de navegador para una mejor calidad del sitio web.

Un valor añadido para participar en el tráfico con seguridad

nov 2020

Ingeniería Automovilística

Un comportamiento atento, considerado y respetuoso con las normas del tráfico rodado es fundamental para que haya menos accidentes. Además, mantener los vehículos en buenas condiciones técnicas, especialmente en lo referente a frenos e iluminación, y utilizar tanto cascos con un ajuste adecuado como sistemas de seguridad activa, también puede ayudar a los usuarios de vehículos de dos ruedas en particular a evitar por completo los accidentes en el mejor de los casos o, por lo menos, a mitigar sus consecuencias.

Bicicletas

Independientemente del medio de transporte con el que nos desplacemos, a menudo la distancia de frenado es decisiva para que se produzca o no un accidente. Además, en caso de producirse, también determina si las lesiones serán leves, graves o incluso mortales. Esto se aplica particularmente a los usuarios vulnerables de la vía pública, como los ciclistas. Uno de los aspectos más importantes de las diferentes normas europeas sobre los requisitos técnicos de seguridad y los procedimientos de prueba de las bicicletas es la potencia de frenado, que debe poder dosificarse bien y permitir que el conductor y la bicicleta desaceleren o se detengan a tiempo en cualquier condición. Además, los frenos de la bicicleta también deben garantizar una desaceleración segura y uniforme, incluso sobre mojado.

En lo que respecta a las normativas legales, por ejemplo, en Alemania cada bicicleta debe tener dos frenos independientes en virtud del artículo 65 de la Ley de homologación del transporte por carretera (StVZO, por sus siglas en alemán). El diseño y las características de los frenos no son relevantes, siempre y cuando estén fijados firmemente a la bicicleta y permitan reducir lo suficiente su velocidad y mantenerla detenida. También se aplican normas similares a los patinetes eléctricos.

UNOS BUENOS FRENOS SON ESENCIALES PARA LA SEGURIDAD DE LOS CICLISTAS.

¿Pero cuál es la potencia de frenado real de las bicicletas actuales, tanto convencionales como eléctricas? DEKRA estudió esta cuestión en una serie de pruebas de frenado en las instalaciones del centro de pruebas para la investigación y el desarrollo del circuito Lausitzring de DEKRA en Klettwitz. Hasta el momento de la prueba, las seis bicicletas estudiadas se usaban a diario y no se modificó su estado técnico. Antes del ensayo, solo se controló la presión de aire en los neumáticos, ajustándose cuando fue necesario. También se revisaron los sistemas de frenos para comprobar su buen estado y su correcto funcionamiento.

Al elegir las bicicletas de prueba, se prestó atención a que la superficie de apoyo neumático de los neumáticos fuese similar. Por ello, se utilizaron bicicletas de montaña, de paseo y de trekking. No se examinaron bicicletas de carreras ni las conocidas como fat bikes. El objetivo de la prueba era ilustrar las diferentes potencias de frenado de distintos sistemas de frenado, mostrar la influencia de las condiciones meteorológicas (calzada seca/mojada) y exponer las ventajas y desventajas de los dispositivos de frenado relacionadas con el sistema. Se instalaron los siguientes sistemas:

  • Bicicleta de ciudad:Freno de llanta delantero/freno de contrapedal trasero
  • Bicicleta de trekking:Freno de llanta delantero/ freno de llanta trasero
  • Bicicleta de montaña 1:Freno de llanta delantero/ freno de llanta trasero
  • Bicicleta de montaña 2:Freno de disco delantero/ freno de disco trasero
  • Bicicleta eléctrica rápida:Freno de disco delantero/ freno de disco trasero
  • Bicicleta eléctrica:Freno de disco con ABS de Bosch delantero/ freno de disco trasero

EL ABS DE LA BICICLETA ELÉCTRICA OFRECE CLARAS VENTAJAS SOBRE UNA CALZADA MOJADA

En las pruebas de frenado en el circuito Lausitzring, los expertos de DEKRA realizaron numerosas mediciones
En las pruebas de frenado en el circuito Lausitzring, los expertos de DEKRA realizaron numerosas mediciones

En el escenario de prueba se llevaron a cabo varios frenados con cada una de las bicicletas, tanto en una calzada con un alto coeficiente de adherencia (seca) como en una calzada con un coeficiente de adherencia reducido (mojada). Todos los frenados los llevó a cabo un conductor de pruebas experimentado partiendo de una velocidad inicial de 25 km/h y con la máxima desaceleración posible. Para los frenados sobre calzada mojada, se expusieron intensamente al agua las pistas de aceleración y de conducción en su totalidad, así como la zona de frenado, las bicicletas de prueba y sus sistemas de frenado. Las mediciones se realizaron con una cinta métrica y el punto de medición fue el eje de la rueda delantera. Las pruebas arrojaron los siguientes resultados:

En general, los frenos de disco demostraron una buena capacidad de dosificación. Sobre calzada seca, todas las bicicletas de prueba presentaron una buena potencia de frenado y ningún sistema de frenado registró un resultado llamativo. La bicicleta con freno de llanta delantero y freno de contrapedal trasero alcanzó la mayor distancia media de frenado sobre la calzada seca, 4,55 metros. La bicicleta eléctrica rápida registró la distancia media de frenado más corta sobre la calzada seca, 3,66 metros. De esta forma, la diferencia entre la distancia media de frenado más corta y la más larga sobre la calzada seca fue de 89 centímetros.

Por otra parte, las diferencias sobre la calzada mojada fueron considerablemente mayores: en este caso, la distancia de frenado aumentó más de un 20 % en todas las bicicletas, a excepción de la eléctrica con ABS. La mayor diferencia se observó en las bicicletas de prueba con frenos de llanta delanteros y traseros. En este caso, la distancia de frenado sobre la calzada mojada aumentó casi un 30 %. En general, sobre la calzada mojada, el freno ABS de la bicicleta eléctrica obtuvo los mejores resultados. En comparación con la calzada seca, en este caso la distancia de frenado solo fue un 10 % mayor. La bicicleta con freno de llanta delantero y freno de contrapedal trasero también alcanzó la mayor distancia media de frenado sobre la calzada mojada, 5,53 metros. La bicicleta eléctrica con ABS registró la distancia media de frenado más corta sobre la calzada mojada, 4,15 metros. La diferencia entre la distancia media de frenado más corta y la más larga en mojado fue de 1,38 metros.

En el frenado en seco, se alcanzaron valores de desaceleración de entre 5,3 y 6,6 m/s², y en mojado, de entre 4,4 y 5,8 m/s². De esta forma, en seco, todas las bicicletas alcanzaron la desaceleración mínima para vehículos de motor, 5,0 m/s2. Incluso sobre la calzada mojada, un modelo superó este valor: la bicicleta con ABS alcanzó una desaceleración media estabilizada de 5,8 m/s².

COMPARACIÓN DE FRENADO ENTRE PATINETE CONVENCIONAL Y ELÉCTRICO

Utilizando el mismo diseño de ensayo, los expertos de DEKRA realizaron también pruebas de frenado con un patinete convencional con solo un freno accionado por el pie en la rueda trasera, así como con un patinete eléctrico. Este último era un modelo estándar con frenos de tambor, como los que se pueden alquilar en muchas ciudades alemanas, y tanto el freno delantero como el trasero se accionaban con una palanca de freno en el manillar. Las pruebas de frenado se realizaron partiendo de una velocidad de 20 km/h.

Los resultados: sobre la calzada seca, el patinete convencional recorrió una distancia media de frenado de 9,70 metros, lo que corresponde a una desaceleración de 1,6 m/s2. En este caso, la potencia de frenado en comparación con el patinete eléctrico fue bastante mala, ya que el patinete eléctrico recorrió una distancia media de frenado de 3,37 metros sobre la calzada seca y alcanzó así una desaceleración de 4,6 m/s2. Aún más graves fueron las diferencias sobre la calzada mojada con el freno trasero mojado. En este caso, mientras que el patinete eléctrico ofreció una potencia de frenado casi tan buena como en la calzada seca, el freno de pedal del patinete convencional casi no tuvo ningún efecto: la distancia media de frenado se duplicó hasta los 19,25 metros, lo que corresponde a una desaceleración de frenado de solo 0,8 m/s2. Dadas las circunstancias, se recomienda frenar colocando un pie sobre el asfalto, ya que así se registraron distancias de frenado de 9,10 metros sobre la superficie mojada. No obstante, los patinetes convencionales que solo cuentan con un freno de chapa deberían evitarse si la calzada está húmeda o mojada. Por otra parte, deben destacarse positivamente los frenos del patinete eléctrico. Las dos manijas de freno se pudieron usar con la presión máxima de forma segura. El conductor realizó el frenado de forma estable y con sensación de seguridad.

Compartir página